jueves, 23 de octubre de 2014

LA REFORMA

En este mes que reviste una gran importancia para el pueblo evangélico chileno, pues es el reconocimiento a largos años de lucha y labor en el mundo y nuestro amado país, queremos esbozar algunos pensamientos en relación a tan insigne conmemoración.



El libro de Hechos nos narra en su capítulo 2, que tras la llenura del Espíritu Santo, muchas personas de distintas nacionalidades y distintos idiomas “oían hablar de las maravillas de Dios”. Este hecho fue de trascendental importancia, pues el evangelio de Cristo fue llevado a todos los rincones del mundo conocido en ese entonces.

La iglesia comenzó a crecer cada día y el mismo capítulo 2 de Hechos nos dice que “el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” Pero con el crecimiento no solo llegó bendición, sino también comenzaron a introducirse algunas desviaciones doctrinales que luego se convirtieron en herejías. No podemos olvidar a grandes hombres de Dios que combatieron con sus vidas para que el evangelio de la cruz se mantuviera libre de todo error: Agustín de Hipona, Orígenes, Clemente de Alejandría, entre otros.

Luego de años de lucha, todo parecía perdido, pues la iglesia de Dios se había sumido en tinieblas espirituales. Hasta el siglo XV era más importante adorar imágenes y hombres, que adorar al Creador de los hombres. La Escritura no era más que un montón de fábulas sin sentido, pues lo que un obispo decía tenía fuerza de ley por sobre la ley de Dios. A tal punto había llegado el error, que para el perdón de los pecados no era suficiente el sacrificio de Cristo, sino que era necesario aportar cuantiosas sumas de dinero que aseguraban el perdón de los pecados pasados, presentes e incluso futuros. Frente a este negro escenario debemos recordar que nuestro Dios es el Dios de la historia, quien maneja el curso de los siglos y para quien no hay nada imposible.

Una noche mientras un robusto monje alemán leía la Biblia buscando la formula para calmar su cansada alma, encuentra una respuesta que cambiaría su vida: “el justo por la fe vivirá”. Aquel monje llamado Martín Lutero, comprendió que no era necesario dejar que la moneda cayera en la alcancía para ser perdonado, ni grandes sacrificios físicos para ser salvo, solo por la fe en Jesucristo el hombre podía alcanzar la salvación. Esta verdad marcaría su corazón y su vida, pues un 31 de Octubre de 1517 clavaría en la puerta de la iglesia del palacio de Wittenberg  sus famosas 95 tesis. En ellas y algunos otros escritos posteriores enumera 5 principios fundamentales a la luz de la Biblia: Sola fe, sola gracia, solo escritura, solo Cristo y solo a Dios la gloria.

Con las acciones de Lutero se enciende nuevamente la llama del evangelio en Europa. Calvino recoge este pensamiento en Francia y Suiza, Casiodoro de Reina en España, más tarde Wesley en Inglaterra. Otra vez había esperanza en el mundo, otra vez la llama de Pentecostés volvía a arder.

Esta llama llegaría también a un lejano lugar sin ninguna importancia aparente, Chile. ¿A quién le podría importar un pedazo de tierra al fin del mundo? Solo a una persona: a Dios. La Biblia nos dice muy claramente que por Jehová son ordenados los pasos del hombre y es Él quien aprueba su camino. Este Dios que ordena los pasos del hombre, ordenó los pasos de grandes hombres para que trajeran las buenas nuevas de salvación a Chile.

Muy tempranamente en la historia de nuestro país independiente, encontramos la huella de Dios a través de valiosos hombres.
El primer evangélico de prominencia que encontramos en la historia nacional es don Joel Poinsett. Este pastor presbiteriano es enviado por el gobierno de Estados Unidos como el primer Cónsul en Chile, con el rango de embajador plenipotenciario. Este gesto es de suma importancia, pues el primer país en reconocer a Chile como país independiente, fue Estados Unidos a través de este hombre y su nombramiento. Poinsett llega a Chile en 1811 y ya en 1812, presenta a don José Miguel Carrera Verdugo, un borrador de la primera Constitución Política de Chile. También diseña la primera bandera nacional y el primer escudo nacional, que en su leyenda lleva la siguiente frase: “Post Tenebras Lux”, después de las tinieblas la luz, haciendo clara alusión a este principio bíblico. Cuenta la historia que durante su estadía en Chile, no solo se dedicó a la política, sino a la evangelización, principalmente de don José Miguel Carrera, pues al momento de la ejecución de este en Mendoza, dice la historia que se le llevó un sacerdote para acompañarlo en sus últimos momentos, a lo que este respondió: no es necesario un sacerdote, porque tengo a Cristo en mi corazón. De ser cierta este historia, esperamos encontrar a este prócer de la patria, un día allá en el cielo.

Otro padre de la patria que se vio influido por los principios bíblicos, fue don Bernardo O’Higgins, quien trajo a Chile al pastor bautista don Diego Thompson. Este pastor venía con una gran misión: enseñar a leer a los chilenos más pobres. Su método era el sistema Lancasteriano y el libro de texto a utilizar el Nuevo Testamento. Este hecho es de gran importancia, pues los primeros chilenos que aprendieron a leer, lo hicieron con el libro de los libros: la Biblia.
Trascendental importancia tiene la colonia americana, inglesa y alemana en la construcción de nuestro país. Precisamente estas colonias de raíces protestantes, no solo trajeron sus capitales, industrias y cultura, sino principalmente el evangelio.

Nuestra historia nacional nos habla de don William Wheelwright, quien construyó el primer tren de Sudamérica, la primera línea de telégrafos y el alumbrado y alcantarillado público de Valparaíso entre otras obras. Lo más importante de este hombre, es algo que la historia oficial de Chile no nos dice: era un hombre evangélico. Su casa era un depósito de Biblias y todos los adelantos que trajo al país se fundaban en la convicción de lo que nos dice el libro de Proverbios 11.11: “por la bendición de los justos la nación será engrandecida”

Algo muy importante también, trajo este hombre al país: al reverendo doctor David Trumbull. Este pastor presbiteriano impulsó fuertemente la educación, fundando los primeros colegios de Valparaíso. El método utilizado por él, su esposa y las esposas de otros hombres de negocios, era la “Escuela Dominical”. En ella enseñaban a leer, a escribir y otras artes y oficios que más tarde serían de importancia.

Quizás su labor más importante tiene relación con algo muy poco conocido y reconocido. Este pastor evangélico fue promotor e impulsor de la legislación laica en nuestro país, lo que más tarde llevaría a la separación entre el Estado y la iglesia católica de Roma. Trumbull impulsó las llamadas “leyes laicas”: Ley de Matrimonio Civil, Ley de Registro Civil y la Ley de Cementerios Laicos, pues hasta ese entonces los cuerpos de nuestros hermanos eran arrojados en los basurales, ya que la iglesia católica no permitía sepultarlos en sus cementerios. El Cerro Santa Lucía era el basural en donde dormían los cuerpos de nuestros hermanos santiaguinos. Don Benjamín Vicuña Mackena, Intendente de Santiago, erigió allí un monumento con una placa que reza la siguiente inscripción: “A la Memoria de los expatriados del cielo y la tierra que en este sitio yacieron sepultados durante medio siglo” Expatriados de la tierra probablemente, pero expatriados del cielo jamás.

A este insigne hombre, el gobierno le otorgó la ciudadanía chilena por gracia, en vista de sus grandes aportes a la nación y al momento de su muerte, en el senado de la República se le rindió un minuto de silencio como homenaje a su labor.

Otro hombre que merece nuestra atención es Juan Bautista Canut de Bon, sacerdote jesuita español que se convierte al evangelio y utiliza por primera vez la predicación al aire libre. Este hombre se paraba en las calles de San Felipe, Melipilla y otros lugares, predicando las buenas nuevas de salvación. Cuando los niños le veían venir comenzaban a gritar que venía el canuto, diciendo esto por su apellido. De allí proviene nuestro calificativo de “canutos”.

Ya en el siglo XX emerge la figura del pastor Willis Hoover, pionero de la obra pentecostal en nuestro país. Es en su iglesia en Valparaíso en donde se desarrolla el avivamiento pentecostal de 1909 y de donde nace nuestra iglesia, pues el pastor Hoover funda la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, de donde nace nuestra Iglesia Unida Metodista Pentecostal.

Parecieran datos sin sentido, pero todo esto nos muestra dos grandes verdades:
Ø    La primera es que nuestro Dios es quien maneja el curso de los siglos, quien pone reyes y saca reyes; el Dios que ordena los pasos del hombre. Este gran Dios pensó en nuestra tierra y nos bendijo. Si hoy nuestro país emerge como una de las economías más fuertes de Sudamérica, es por la obra de Dios en nuestras vidas y por la obra de estos hombres a quienes hoy recordamos y homenajeamos. Cada vez que nos hablen de la historia de nuestra patria, debemos recordar a estos hombres que la tierra olvidó, pero que el cielo tiene presentes.

Ø    Y la segunda verdad es que si estos hombres del ayer hicieron grandes obras con muchos menos recursos, cuanto más nosotros para quienes el cielo se ha abierto de par en par. El aporte de la iglesia evangélica en Chile ha sido reconocido como fundamental, principalmente en las ciudades y barrios más pobres del país en donde se levantan sencillos templos de adoración a Dios, sin embargo, no podemos conformarnos con esto, pues el mandato de Jesús es claro: debemos ser la sal y la luz del mundo. Aún tenemos una tarea pendiente con nuestro país. Resulta necesario que la iglesia no solo cure las heridas de la sociedad con el mensaje del evangelio, sino que evite por todos los medios posibles que esas heridas se produzcan. El evangelio no solo es reparador, sino principalmente promotor de vidas que agraden a Dios. Cuando en muchos países vecinos se está legislando en contra de lo que Dios establece, la iglesia en Chile no solo debe protestar en contra de dicha legislación, sino que además debe promover una que sí agrade a Dios. No basta estar en desacuerdo, es necesario ofrecer una respuesta clara, fundada en la Biblia ante lo que la sociedad está demandando. Como lo dijera el tosco pescador de Galilea, que usado por Dios convirtió a multitudes: “Debemos estar siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia, ante todo el que nos demande razón de la esperanza que hay en nosotros”. Es nuestra tarea llevar el evangelio a los colegios, a los hospitales, a nuestros trabajos, a las universidades e incluso al gobierno, pues no hay rincón ni persona que Dios no pueda alcanzar.

Ø    Concluyo estas líneas dando gracias a Dios por esta honra que nos entrega de ser reconocidos a nivel nacional por el aporte que nuestros antepasados hicieron al país. Muchos nombres pueden quedar escondidos en nuestras frágiles memorias, otros simplemente pasaron al olvido como tantos de nuestros propios hermanos que desarrollaron una anónima, pero fructífera labor de evangelización en cada ciudad y pueblo de nuestro amado país; sin embargo,  como lo dijera Gamaliel en Hechos capítulo 5, “si esta obra es de los hombres, se desvanecerá, mas si es de Dios, no la podréis destruir”

      Tal como Lutero lo dijera hace mas de 400 años:

Soli deo gloria...

Solo a Dios la gloria.

jueves, 25 de septiembre de 2014

REPORTAJE ESPECIAL




La Biblia es la revelación escrita de Dios sobre su voluntad para los hombres.

La palabra “BIBLIA” se emplea para designar las escrituras del Antiguo y Nuevo Testamentos, reconocidas y utilizadas por las iglesias cristianas. La palabra BIBLIA, viene del griego BIBLOS, que significa colección de libros.

Si bien, cada religión tiene sus propios libros sagrados, LA BIBLIA, es el LIBRO que ha tenido a lo largo de la historia de la humanidad, la mayor influencia en los diversos ámbitos sociales, no solo, transformando vidas, que es el resultado más poderoso, si no, que ha servido de luz a los más connotados y célebres cerebros que han hecho aportes en las más diversas áreas, como el derecho, ciencia, literatura, gobiernos, medicina, filosofía. Es el LIBRO con mayor número de ventas a lo largo del mundo.

Muchos, tienen temor a leerla, pues, por una parte, les es difícil entenderla e interpretarla,  y por otra, sus vidas se ven confrontadas con el mensaje de Jesús, quien a través de su palabra, descubre hasta lo más recóndito del corazón.

La biblia, es el libro más amado y más odiado, pero nadie ha quedado indiferente a su contenido. Para muchos, es una recopilación de escritos de hombres, sujetos a pasiones y debilidades como todos, y que, por lo tanto, no tiene nada de divino. Para otros, es el libro inspirado por Dios, quien usó a hombres, guiados por el Espíritu Santo, para plasmar el pensamiento del corazón de Dios.

El tema central de la Biblia, es la salvación por medio de Jesucristo. La Biblia, contiene 66 libros, escritos por 40 autores, que cubren un período de aproximadamente 1600 años. Está dividida en dos partes, Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. Testamento significa pacto o acuerdo.

El Antiguo Testamento contiene 39 Libros, subdivididos en 17 libros históricos, 5 libros poéticos y 17 libros proféticos. El Antiguo Testamento contiene el relato de una NACIÓN, Israel. Fue escrito en el idioma hebreo, y unos cuantos pasajes fueron escritos en arameo.

El Nuevo Testamento contiene 27 libros, subdivididos en 4 Evangelios, Libro de Hechos, 21 Epístolas o Cartas y Apocalipsis. Fue escrito en griego. El Nuevo Testamento contiene el relato de un hombre, el salvador.

El Antiguo Testamento  comienza con Dios (Génesis 1:1). El Nuevo Testamento comienza con Cristo (Mateo 1:1). Desde Adán hasta Abraham tenemos la historia de la raza elegida. Desde Cristo en adelante tenemos la historia de la iglesia.

En cuanto a la historia de esta nación elegida, Israel,  fue fundada y desarrollada por Dios, para traer al mundo al salvador. Dios mismo se hizo hombre. Su venida a la tierra es el evento central de toda la historia, y es el evento central de la biblia. Jesús es el centro de la biblia,  su historia, su vida, su mensaje, su amor, sus milagros, su muerte, su resurrección, y su venida.

La BIBLIA es la palabra INSPIRADA  de Dios. La inspiración se refiere a la influencia que Dios ejerció sobre los autores humanos de las escrituras, de modo que todo lo contenido en la biblia fuese sin error. La inspiración divina hace que la Biblia sea EL LIBRO por excelencia. Es una revelación inspirada del plan de redención.

La Biblia fue dada como testimonio al Dios único, creador y sustentador del universo, por medio de Cristo, redentor del hombre pecador. Presenta un relato continuo: la historia de la redención humana. El desarrollo de esta verdad central de la redención se da a conocer por medio de la historia, la profecía, los tipos y los símbolos.

Durante siglos, la inspiración de la Biblia ha sido objeto de críticas. Hechos narrados en la Biblia, eran imposibles para la época en la cual ocurrieron, tales como, la escritura en el tiempo de Moisés, o la redondez de la tierra señalada en Isaías. Pero, con el tiempo, y el avance de la ciencia, se ha comprobado que lo dicho por la Biblia era la verdad. Se ha comprobado que la Biblia si tenía la razón.

Hoy, podemos ver, como el leer la Biblia, hace mejores personas, pero sobre todo, provoca reales cambios en el ser humano, ya que ella es fuente de vida, gracia y perdón. Todo el que lee la Biblia, guiado por el Espíritu Santo, nunca más volvió a ser igual, pues su poder transformador nos ha demostrado, que la Biblia, es EL LIBRO. El único libro en la tierra que contiene el poderoso mensaje de amor y redención. Dios se hizo hombre. (1)




LA BIBLIA AL CASTELLANO


La historia cuenta que muy tempranamente allá a finales del medioevo en la península ibérica, el idioma castellano era una de las tantas lenguas que se hablaban y aún se encontraban en proceso de formación, tanto así que se le conoce como Castellano Antiguo o Romance, y se habían realizado traducciones para entonces de la traducción de la Biblia católico-romana conocida como la Vulgata, de parte o toda ella, pero no de los textos en  idioma originales.



Las primeras traducciones desde los textos originales

Desde el s. XIV se realizaron varias versiones muy semejantes en la que participaron judíos conversos y no conversos en cuanto al AT se refiere. 

Del s. XV se conoce el trabajo del Rabino Salomón sobre los libros proféticos; y otro de 1420 dc,  al cual le falta el libro de Eclesiastés y que se encuentran en el Escorial de España. Pero la traducción más celebre del Hebreo al Español Antiguo es la Biblia Hebraica conocida como la Biblia de Alba, que está constituida por el AT íntegro, y que fue preparada entre 1422 y 1433 por Moisés Arragel,  rabino de Guadalajara. 

Este era un vasallo de don Luis Guzmán maestre de Calatraba, un noble español muy culto que deseaba leer la Biblia en su propio idioma y no se encontraba conforme con las traducciones de la época, por lo que pidió al Rabino que realizara una versión de la Biblia Hebraica al español además de un comentario, pero el Rabino se negó a causa de la intolerancia católico-romana, pensando que cualquier detalle que realizara en la traducción que no estuviese de acuerdo con la aprobación del clero podría costarle la vida, pues de esa manera castigaban a los audaces herejes los de la inquisición, que era una especie de policía y tribunal religioso fundado por el catolicismo-romano con objeto de defender su “fe” de lo que llamaba “herejía”. 

Pero don Luis insistió amenazando al Rabino, lo que lo llevó a empezar el trabajo, al final de lo cual dio a la luz una traducción que consta de 515 páginas y al margen de ellas los comentarios solicitados, la cual es un verdadero tesoro literario. La verdad es que la inquisición se apoderó de ella pero no la pudo destruir, tal vez, porque Don Luis de Guzmán invirtió tanto en ella, como por ejemplo, el haberle mandado agregar 290 miniaturas en colores y oro, que estaban hechas por los mejores artistas de Toledo, por lo que el mss se salvó y con el tiempo paso a ser posesión de la Casa de Alba. En 1922 se llevó a cabo una edición facsímil de esta Biblia Hebraica, con una tirada de solo 300 ejemplares y que es muy difícil de conseguir en la actualidad. Algunos afirman como el erudito Don Antonio Paz y Media, que es superior a todas las demás versiones y el famoso escritor y crítico literario Marcelino Menéndez y Pelayo que es notabilísima como lengua por su calidad, lo mismo dice Adolfo Bonilla de San Martín al agregar que la Biblia de Arragel es muy notable por su pureza de dicción, aparte de su antigüedad. Esta Biblia Hebraica nunca se imprimió y es solo manuscrita.

También el s. XV en el año 1450 dC, aparece una traducción de parte del  NT directamente del Griego hecha por Martín Lucena, la que comprendió los cuatro evangelios y las epístolas de San Pablo; lamentable es decir que no se conservan vestigios de la obra que patrocinara el Marqués de Santillana, pero se agrega aquí porque es posiblemente la primera traducción directa de un documento del NTG al castellano.


El siglo XVI y las Sagradas Escrituras


Un aspecto sobresaliente de la Reforma del s. XVI en Europa, que aceleró la renovación Espiritual, fue la traducción de la Biblia a las lenguas vernáculas europeas como el Alemán por Martin Lutero, al Inglés por William Tyndale & Miles Coverdale, al francés por Jacques Lefèvre d'Etaples y entre otras al Castellano, pues hasta entonces en estos pueblos solamente se conocía la Biblia Vulgata en idioma Latín que era solo accesible únicamente por el clero y los eruditos. 

Para principio de este tumultuoso siglo, se encontraban en auge la imprenta inventada por Gutemberg.  Como se dijo,  Desiderio Erasmo de Rotterdam había realizado en 1516 la primera compilación de los TMG del NTG, trabajo que le dio un gran impulso al conocimiento de las Sagradas Escrituras, pero también alertó grandes cambios que sobrevendrían en la sociedad de aquel entonces.

Don Juan de Valdés. En esto es que aparece en escena Don Juan de Valdés quien naciera en la ciudad de Cuenca, España en 1490. Siendo hijo del llamado Regidor Perpetuo de aquella ciudad, se tiene entendido que el joven Juan de Valdés a la sazón de 17 años ingresó a la Universidad de Alcalá de Henares y se sabe que mostró un gran interés por aprender las lenguas clásicas, específicamente el  Griego  y el Hebreo, y llegó a dominar estas lenguas a la perfección. Por otra parte Juan de Valdés tenía un hermano llamado Alfonso que conocía al Reformador y Humanista Holandés Erasmo de Rotterdam, el cual pudo establecer una buena relación entre ambos, de manera que Juan de Valdés fue enriqueciéndose  con la influencia de este erudito que ya había realizado una versión cotejada del NTG.

Valdés era una persona muy apreciada, reconocido por su gran capacidad literaria, y elogiado por sus contemporáneos y también por los críticos posteriores, Menéndez y Pelayo que aun siendo católico-romano dice que en los escritos de Valdés la lengua brilla del todo formada, robusta  y flexible, sin afección ni pompa vana, pero al mismo tiempo, sin sequedad ni dureza, y con toda la notable y majestuosa serenidad de las lenguas clásicas. James Fritzmaurice Kelly, hispanista inglés católico-romano dice: Por primera vez en la literatura castellana, nos la sabemos con un hombre como Juan de Valdés, un literato urbano por el estudio y perfecto por el comercio con gente de varias tierras. Valdés sobrepuja en dotes naturales y en perfecciones adquiridas a todas las figuras literarias del reinado de Carlos V, y difícilmente hallaremos su igual en tiempos más modernos.

Hoy en día se encuentran de la traducción de Valdés La Carta a los Romanos con comentarios y la 1ª Epístola a los Corintios. La traducción de la Epístola a los Romanos, fue dedicada por Juan de Valdés a Giulia Gonzaga Duquesa de Trayecto y Condesa de Frondi, quien pertenecía a la aristocracia italiana y se había convertido al Evangelio, abandonando sus prácticas mundanas y dedicándose a una vida cristiana piadosa. 

En esa dedicatoria Valdés señala que,  en la traducción quise estar muy ligado a la original, obteniéndola palabra por palabra en cuanto fue posible, y dejando ambigüedad donde hallándola en letra griega la he podido dejar en la castellana, cuando la letra se puede aplicar a una inteligencia y a otra; pero esto he hecho porque traduciendo a san Pablo, no he pretendido escribir mis propios conceptos, sino los de San Pablo y es bien verdadero que adonde me ha parecido he añadido algunas palabrillas en el texto, pero algunas de ellas solo se entienden en la letra griega aunque no están escritas, y en las declaraciones que he escrito sobre lo traducido me he acercado en cuanto me fue posible a la mente de San Pablo”. [Leído desde el castellano antiguo]

El trabajo de Don Juan de Valdés se llamó Salmos, los Evangelios y las Epístolas. Este es el nombre de su versión que apareció en 1534 y que se distingue como ya se dijo, por la hermosura de su Castellano. Se le considera el primer reformista español que tradujo las Escrituras.

Francisco de Enzinas (1520-1552). El NT de Enzinas es probablemente la primera versión castellana del NT traducido directamente del texto griego que fue hecha en 1543 por este reformista y que dedico al emperador Carlos V, pero que aún así fue prohibida debido a la filiación Reformada del traductor por lo que fue encarcelado por orden de la Inquisición. Felizmente logró escapar al cabo de dos años de encierro, pero muchos de los ejemplares de su versión fueron destruidos.

La Biblia de Ferrara. Cuando Colón descubrió América los judíos fueron expulsados de la Península Ibérica por orden de la Inquisición y al irse se llevaron también el idioma, uno de estos grupos fueron los que se denominan Sefardíes o Safardíes pueblo el que se identificó con el idioma Castellano en forma arcaica, que es el español antiguo del romance, a veces mal trecho y desfigurado, pero de todas maneras lo conservaron, y al salir de España y Portugal fueron a vivir algunos de ellos en Ferrara, Italia; en donde tuvieron Taller Gráfico, osea la Imprenta en donde se dedicaron a publicar algunas obras importantes y en marzo de 1553 también realizaron una traducción judía del AT muy famosa que recibe el nombre de Biblia de Ferrara pues fue impresa en aquella ciudad italiana. 

Este trabajo de traducción realizado directamente del Hebreo fue hecho por dos Judíos portugueses llamados Yom Tob Atías y Abram Usque. De esta Biblia Hebraica traducida al castellano en 1553 se hicieron dos ediciones, la primera llamada a los judíos, fue dedicada a doña Gracia Mendes de Nas quien fuera una famosa Banquera del s. XVI; y otra edición dedicada a don Hércules de Este, Duque de Ferrara, para la cual usaron los seudónimos “criatianos” de Duarte Pinel y Jerónimo Vargas respectivamente. El titulo llevaba inscrito: “Biblia en lengua española, traducida palabra por palabra de la verdad hebraica por muy excelentes letrados, vista y examinada por el oficio de la Inquisición”.

Esta versión de la Biblia de Ferrara en español tiene pues un gran valor histórico y una gran influencia, y si bien el castellano de aquella época suena algo extraño a nuestros oídos y por ser una traducción literal esta plagada de hebraísmos que hacen difícil su estilo en castellano, hay que reconocer que sirvió para preservar el contenido de la Biblia hasta nuestro tiempo y ayudó para transmitir con fidelidad la Palabra de Dios.

Esta Biblia se reimprimió en Amsterdam en año 1611 y nuevamente en Venecia en el año 1617, luego de lo cual apareció una versión revisada y corregida en 1630 por un judío llamado Manase Ben Israel. Después volvió a ser publicada en Amsterdam en el año 1661 otra edición que fue corregida por un Rabino de nombre Samuel de Cáceres.

Don Juan Pérez de Pineda. Pérez de Pineda otro reformador, quien admiraba a Juan de Valdés, se basó en el trabajo de este y realizó una revisión corregida con el NT de Enzinas, produciendo así una edición del NT y los Salmos la que publicó en Ginebra en 1556.

No era fácil que en la España de entonces circularan las Escrituras en lengua vernácula, esto quedó demostrado cuando los agentes de la Inquisición descubrieron algunos ejemplares del del NT y los Salmos de Pérez que introducía clandestinamente en España Julián Hernández, varón a quien arrestaron junto a otras centenas de personas acusándolas de “herejía”. A Julián Hernández por sus empeños en pasar y difundir la Palabra de Dios entre sus compatriotas, murió en la hoguera quemado vivo, y la misma suerte corrieron otra treintena de arrestados en los “Autos de Fe” celebrados en Sevilla. Por no hallarse entonces en España Juan Pérez de Pineda fue quemado “en efigie”.

El año 1557 fue fecundo en versiones, si bien estas, como todas las anteriores, eran solo versiones parciales. Ellas fueron: 1 Samuel hasta 2 Reyes, por Samuel Guerea; Job y Lamentaciones, por el Conde Bernardino de Rebolledo, y Evangélios y Epístolas, por Luis de Granada”.

La Biblia del Oso. Esta obra fue la culminación de todos los esfuerzos realizados por el pueblo cristiano evangélico de habla castellana por tener una Biblia completa traducida desde los textos originales como fue para el AT el TMH y el TMG para el NT. Esta labor fue realizada por el Reformador evangélico español, el pastor Cassiodoro de Reyna estando exiliado en Basilea, Suiza; quien después de 12 años de ardua labor permitió que viera la luz la primera edición de la Biblia del Oso, el 28 de septiembre de 1569 en la imprenta de Tomás Guarín, esta tuvo una tirada inicial de 2.603 ejemplares en edición Princeps, pero de los que se sabe hay unos 32 ejemplares conocidos en el mundo los que se conservan en bibliotecas públicas y particulares. La granmayoría fue a parar a las llamas por orden de la Inquisición.

Esta traducción es producto del siglo de oro de la lengua española y es lo mejor que ha producido el genio literario de la misma.

La Biblia del Oso entre sus características destaca que consta de tres partes que son: una introducción llamada Amonestación al lector, el AT (con los libros apócrifos), y el NT. Además se incluían al principio de cada capítulo un resumen y bosquejo de este y al margen, referencias y variantes. El nombre de la Biblia del Oso que tradicionalmente ha recibido, se debe al hecho de que en su portada aparece grabada la marca del impresor que es un “oso que con deleite come la miel de una colmena, lo que refleja al creyente fiel en referencia a la Palabra de Dios”.

El Dr. Juan Pérez de Pineda publicó una traducción del Nuevo Testamento al español en 1556 en Ginebra. El Dr. Pérez de Pineda usó como texto las ediciones de Erasmo y como referencia el texto de Enzinas. Cuando Casiodoro de Reina hizo su traducción completa de la Biblia, Casiodoro usó los textos masoréticos como su base para la traducción del Antiguo Testamento. En particular, Casiodoro echó mano del trabajo de Santes Pagnino para su comparación del Antiguo Testamento, siendo que Pagnino había traducido el Antiguo Testamento del hebreo al latín en 1528.  Además Reina lo declara y se sabe que cuando preparó la Biblia del Oso, utilizó para su versión del AT también la Biblia de Ferrara hecha por los judíos Sefardíes por el 1553.

A todo esto hay que agregar que existen antecedentes muy certeros y fiables que atestiguan que Casiodoro de Reina era un excelentísimo erudito y conocedor de las lenguas bíblicas, como son el Hebreo y Griego antiguo, así como también del Latín, los cuales dominaba a la perfección. Por lo cual también contó con el TMH en la traducción del AT de la Biblia del Oso. Y con respecto al NT además de las traducciones castellanas existentes Reina uso el TMG del NTG hasta entonces editado, por lo que todo aquello que se diga fuera de estos testimonios acerca de la persona de Reina y su obra, es de falsedad absoluta y es entonces la Biblia del Oso una traducción realizada en fidelidad de los textos originales tanto hebreo como griego en la cual permanece la integridad y preservación de la Palabra de Dios.

CIPRIANO DE VALERA. Este siervo de Dios publicó según se sabe una traducción del NT hecha del texto original griego en Londres, Inglaterra en 1596 conocida como el NT de Valera. Esto sucedió siendo catedrático de griego de la Universidad de Oxford, luego de haber huido de España y tras haber pasado muchas vicisitudes.

La Biblia del Cántaro. Obra que se conoció durante muchos años como la Biblia de Valera, la cual es la revisión que Cipriano de Valera realizó durante veinte años a la Biblia del Oso de Casiodoro de Reina, la cual publicó en Amsterdam, Holanda en el año 1602. Pues este varón cotejó la obra de Reina con los textos Hebreo y Griego originales, además de usar otras versiones traducidas a varios idiomas de los cuales dispuso para tal tarea. El que se conozca esta obra también como la Biblia del Cántaro se debe a la impresión gráfica con que cuenta en la hoja post-portada.

Entre las características con las cuales cuenta esta revisión es de que Valera eliminó las notas marginales y agrupó todos los libros apócrifos entre ambos Testamentos, pues Reina había seguido el orden que estableció la Vulgata Latina para el AT. En la revisión de 1602 tampoco se menciona el nombre de Reina solo el de Valera, cosa que hoy en día no sucede pues con toda justicia se le conoce como Antigua versión de Casiodoro de Reina revisada por Cipriano de Valera, reconociéndose así la obra de ambos en el texto bíblico. LA VERSIÓN REINA-VALERA es la Biblia por excelencia del pueblo cristiano evangélico de habla castellana, la que ha alcanzado un éxito extraordinario de distribución, tanto así que su circulación en España como en la América Hispana es altísima ya ha sido empleada maravillosamente por Dios para la conservación de su Palabra sacrosanta y, nuevo nacimiento y desarrollo de las almas en evangelio de la paz, a lo largo de la historia, como ningún otro texto bíblico traducido a la lengua castellana. (2)



(1) Datos tomados de libro “Lo que nos dice la Biblia”  “Manual Bíblico de Unger” Compendio Manual de la Biblia de Henry Halley
(2) Extraído de apuntes de clases de Orígenes de la Biblia, Dr. Daniel Lagos Altamirano, ITI
** Redacción y edición: Damarys Ormeño

lunes, 24 de febrero de 2014

LA MENTIRA DE LA EVOLUCION


 

Segunda parte

 

INTRODUCCION:

                                   Una de las actividades en las que se ha involucrado nuestra sociedad, es en querer demostrar o hacernos creer en la “Teoría de la Evolución”, que no deja de ser mas que eso; una teoría.

Hemos empezado este ciclo de reflexiones, tomado del libro La mentira de la evolución, para intentar demostrar la realidad de  que fuimos creados, y este creador es el Dios del universo y de nuestras vidas.

 

DESARROLLO:

                                   Hace algún tiempo apareció un grupo llamado “Tolerancia”. Insistían en que se toleraran todas las religiones, creencias y costumbres. Decían que debíamos poner fin a la intolerancia en la sociedad. Era interesante ver que en el folleto en el que explicaban sus puntos de vista enumeraban todas las cosas con las que no estaban de acuerdo. La mayoría de las que no aceptaban se relacionaban con el cristianismo. Lo que en realidad querían era que se tolerara cualquier cosa en la sociedad, excepto el cristianismo.

Hoy muchos que creen que no existe una verdad absoluta o que esta verdad no puede llegar a conocerse en plenitud.

Tales ideas se deriban de una filosofía anti bíblica que dice que todo es relativo.

Los absolutos cristianos, esas verdades y normas de las Escrituras que no pueden ser alteradas, cada vez son menos tolerados en la sociedad. Nuestra sociedad ahora está basada en una moralidad relativa; o sea, que una persona puede hacer lo que sea y no tiene que darle cuenta a nadie mientras no afecte los intereses de otras personas.

Como resultado uno no puede decir nada contra los que escogen ser desviados sexuales, andar desnudos públicamente o hacer cualquier cosa que se les antoje, (dentro de los límites de la ley, que también la están cambiando para que sea mas “tolerante” con lo que haga la gente).

Los absolutos de Dios establecen  que hay reglas que se deben obedecer.

            La mayoría de la gente tiene una idea errónea de lo que implican  el creacionismo y el evolucionismo, se engañan creyendo que la evolución es ciencia. De ciencia no tiene nada, es un sistema de creencias sobre el pasado. Nosotros no tenemos acceso al pasado, solamente tenemos el presente.

Es importante entender que la creación especial, por definición, es también una creencia en cuanto al pasado. La diferencia es que los creacionistas basan su comprensión en un libro que afirma ser la palabra de uno que estaba allí y sabe todo lo que hay que saber sobre todas las cosas. La evolución vienen de palabras de hombres que no estaban allí y que no afirman ser omniscientes. Por lo tanto, la cuestión es si creemos las palabras de Dios, que estaba allí, o la palabra de hombres falibles (no importa cuán calificados estén), pero que no estaban allí.

 

CONTINUARÁ

 

miércoles, 12 de febrero de 2014

LA MENTIRA DE LA EVOLUCION

INTRODUCCION:
                               En un paso que se acelera continuamente, la sociedad está dando un sello de aprobación a prácticas que hace varias décadas, no solamente no eran aceptables, sino que también eran totalmente ilegales. Mientras que en un tiempo la iglesia cristiana tenía un impacto de manera significante en la sociedad, hoy en dia casi todo vestigio de nuestro patrimonio cristiano está siendo erradicado.
                Debe haber una causa arraigada para este cambio total que la iglesia cristiana está pasando por alto, una imperfección fundamental en nuestro enfoque.
¿Por qué en un tiempo los cristianos ejercían influencia sobre las costumbres y las leyes del gobierno, pero hoy encuentran  que aún en los EE.UU, la llamada tierra con una constitución que garantiza la libertad de prácticas de religión, sus derechos están siendo flagrantemente violados?
DESARROLLO:
                               En este ciclo de reflexión, tomado del libro, La mentira, La evolución, veremos cómo hemos estado combatiendo los síntomas y pasando por alto las raíces del problema.
¿Por qué no hemos podido convencer al mundo de las maldades del aborto,, el divorcio, la homosexualidad, la pornografía y las drogas?
Con educación pública y aún seminarios enseñando que la evolución, así como la ley de gravedad son un hecho científico, los estudiantes han decidido que debe haber una explicación natural para todo, por lo que olvidaron a Dios.
Adoptaron la nueva moralidad: Si se siente bueno, haz todo lo que puedas sin ser sorprendido.
                Si no existe un creador, no existe tampoco un propósito en la vida. No hay nadie cuidándonos a quien un día tengamos que rendirle cuentas por nuestras acciones. Por lo tanto, llegamos a la raíz de los problemas de la sociedad:
Cuando Dios el creador es alejado del cuadro, no existen absolutos; hay una pérdida de respeto para la ley y principios absolutos y el hombre es puesto a la deriva en un universo sin propósito, guiado solamente por sus pasiones volubles y la situación del momento.

CRISTIANISMO BAJO ATAQUE
Estos son días desafiantes: la sociedad en su conjunto se vuelve cada vez más anticristiana. Vemos el aumento constante de la homosexualidad, el apoyo a la demanda del aborto, la resistencia a obedecer a las autoridades, renuencia al trabajo, el abandono del matrimonio, la falta de moralidad en la vestimenta, el aumento de la pornografía y un aumento al desacato de la ley, por nombrar algunas áreas.
¿Qué ha sucedido en la sociedad para que se produzcan estos cambios? ¿Por qué mucha gente es despreciativa cuando se le habla acerca de Cristo y parecen estar cerrados al evangelio?
Debe haber una razón fundamental para que se produzcan estos cambios.


Años atrás, nuestra sociedad estaba basada en principios cristianos. La gente sabía lo que era bueno y lo que era malo. La conducta sexual desviada, el divorcio fácil, la rebelión pública, la pornografía, el nudismo público y la demanda del aborto eran considerados incorrectos. La sociedad imponía castigo a los transgresores. Los valores fundamentales estaban básicamente  construidos sobre principios bíblicos. La mayoría de la gente aceptaba y respetaba la creencia en Dios.
Hoy en día, más y más personas rechazan al Dios de la Biblia.
                Después que la gente eliminó a Dios de su conciencia, cambiaron la ley basada en principios cristianos que tenían a Dios como creador y por lo tanto, dueño de todo.
Los fundamentos cristianos han sido diluidos o quitados de las bases de la sociedad y reemplazados por los conceptos del mundo que dicen: no tenemos porque aceptar que la forma cristiana de hacer las cosas, es la única forma; debemos tolerar todas las formas de vivir y todas las creencias religiosas. Sin embrago, esta “tolerancia”, significa una intolerancia de los absolutos del cristianismo. Esta falsa idea de tolerancia fue socavando sutilmente al cristianismo y la mayoría de los creyentes no nos dimos cuenta de lo que estaba pasando. Muchos cristianos han caído en el engaño  de creer que no tienen ningún derecho de exponer sus puntos de vista en la sociedad.
Se nos ha dicho por ejemplo: que los que están en contra del aborto no tienen derecho a influir con sus ideas en la sociedad. ¿Ha oído que se le haya dicho esto alguna vez a los grupos que están a favor del aborto? El resultado es una imposición que quieren hacerle a la sociedad los que están a favor del aborto: Aborto legalizado para el que lo quiera. No importa lo que uno haga, no puede dejar de ver que se le está imponiendo un punto de vista a los demás. No hay neutralidad, aunque muchos cristianos hayan caído en la trampa de creerlo.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                           CONTINUARA