lunes, 3 de junio de 2013

CRISTO ES DIOS (II PARTE)


INTRODUCCION:
                               Hemos visto en la sección anterior, desde la base de aceptar la  deidad de Cristo, aseveraciones directas respecto a Su deidad. En esta sección continuaremos conociendo otras afirmaciones que confirman que El, Cristo, es quien dijo ser; Dios.



 DESARROLLO:
Solicitó y aceptó adoración como Dios
La adoración reservada únicamente para Dios.
 Postrarse en homenaje es el más grande acto de adoración y veneración que  puede realizarse para Dios. (Leer Juan 4: 20-22; Hechos 8: 27).
Adoración en espíritu y en verdad (Juan 4: 24).
“Al Señor tu Dios adorarás” (Mateo 4. 10, Lucas 4: 8).
Jesús recibió y acepto adoración como Dios.
El leproso se postró ante El… Mateo 8: 2
El hombre que había nacido ciego, después de ser sanado, le adoró. Juan 9: 35-39.
Los discípulos le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres el Hijo de Dios. Mateo 14: 33
Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.  Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!  Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. Juan 20: 27-29
LO QUE DIJERON OTROS
PABLO:
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2: 9-11.
Tito:
Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. Tito 2: 9
JUAN EL BAUTISTA:
Y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia. Lucas 3: 22.
PEDRO:
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Mateo 16: 15-17.
Jesús, en lugar de reprender a Pedro, por imprudente, como lo habría hecho un dirigente o líder religioso, El bendice a Pedro por su confesión de fe.
Pedro confirma su creencia:
Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Hechos 2: 36
TOMÁS:
Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Juan 20: 28
John Stott, dice lo siguiente respecto a esta declaración:
“El domingo siguiente después de la pascua,  el incrédulo Tomás, se halla junto con los otros discípulos en el aposento alto cuando aparece Jesús. El invita a Tomás a que palpe sus heridas y Tomás, sobrecogido de temor, exclama, ¡Señor mío y Dios mío! (Juan 20: 26-29). Jesús acepta la designación. Reprende a Tomás por su incredulidad, pero no por causa de su adoración.”
EL ESCRITOR DE HEBREOS:
Más del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. HEBREOS 1: 8.
ESTEBAN:
Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. HECHOS 7: 59.
Esteban solicita aquí de Jesús precisamente  lo que Jesús solicitó del Padre mientras se hallaba en la cruz. Por lo cual Esteban le concede a Jesús las cualidades de la deidad.
CONCLUSION:
                               El hombre que lea el Nuevo Testamento y no sea capaz de ver que Cristo reclama ser más que meramente un hombre, podrá mirar al cielo durante el mediodía de un día sin nubes y no verá el sol.

Para finalizar, leer Juan 20: 30-31.  Bendiciones.

1 comentario:

  1. adorar a DIOS en verdad es reconocer con cordial sinceridad lo que DIOS es Verdad es:infinitamente perfecto, digno de infinita adoración, infinitamente apartado del pecado y así sucesivamente, con cada uno de sus atributos divinos. El hombre que no emplea todos sus poderes para tributarle toda la oración que este DIOS JEHOVÁ se merece.esta usando muy poco la Razon

    ResponderEliminar