lunes, 11 de febrero de 2013

DESPUES DEL MILENIO; EL JUICIO DE SATANAS Y DE TODOS LOS INCREDULOS


INTRODUCCION:
Cuando los mil años se cumplan, satanás será soltado de la prisión  y saldrá a engañar a las naciones hostiles a Cristo, que están en los cuatro extremos de la tierra y que aquí reciben el nombre de Gog y Magog. Esta referencia no debe confundirse con una similar en Ezequiel 38 y 39, allí Magog es una gran tierra al norte de Israel y Gog su gobernante. Aquí, las palabras se refieren a las naciones del mundo en general. En Ezequiel el marco es premilenial, aquí es posterior al milenio. (Leer Apoc. 20: 7-8).


DESARROLLO:
Después de movilizar un ejército de rebeldes impíos, el diablo marcha contra Jerusalén, la ciudad amada. Pero de parte de Dios desciende fuego del cielo, que consume a las tropas.
Puede parecer sorprendente que satanás pueda reunir  un ejército de incrédulos al final del milenio. Sin embargo, debería recordarse que todos los niños nacidos durante el milenio, nacerán en pecado y necesitarán de la salvación. No todos aceptarán  de corazón a Jesucristo como Rey y estos se esparcirán por la tierra, tratando de alejarse de Jerusalén todo lo que puedan.
Luego somos introducidos ante el juicio del gran trono blanco. Es grande, por las cuestiones implicadas y blanco por la perfección y pureza de las sentencias pronunciadas. Quien se sienta como Juez es el Señor Jesus, (Juan 5: 22 y 27).
Los muertos, grandes y pequeños, están de pie delante de Dios. El libro de la vida contiene los nombres de todos los redimidos por la preciosa sangre de Cristo. Los otros libros contienen un detallado registro de las obras de los perdidos. Ninguno de los que comparecen en este juicio  está registrado en el libro de la vida. El hecho de que su nombre no esté allá, le condena, pero el registro de sus malvadas obras, determina el grado de su castigo.
El mar entregará los cuerpos de los que han sido sepultados en su seno, los sepulcros, representados aquí por la muerte, entregarán los cuerpos de todos los inconversos que han sido enterrados. El hades dará las almas de todos los que murieron en incredulidad. Los cuerpos y las almas serán reunidos para estar de pie ante el juez.
Así como habrá grados de recompensa en el cielo, así también habrá grados de castigo en el infierno, esto se basará en sus obras.
Cuando leemos que la muerte y el hades son lanzados al lago de fuego, esto se refiere a la integridad de la persona: espíritu, alma y cuerpo. Esta es la muerte segunda.
Hay una diferencia entre hades  e infierno. Para los inconversos que han muerto, el hades es un estado incorpóreo de castigo consciente. Es una especie de celda de castigo, una condición intermedia donde esperan el juicio del Gran Trono Blanco.
Para los creyentes que han muerto, el hades es un estado de bienaventuranza incorpórea en el cielo, esperando la resurrección y glorificación del cuerpo.
El factor decisivo  en  este juicio es si el nombre de uno está escrito en el libro de la vida. En realidad, si el nombre del acusado hubiese estado escrito en el mismo, habría ya formado parte en la primera resurrección, de modo que este versículo, Apoc. 20: 15,  se aplica solo a aquellos que comparecen delante del Gran Trono Blanco. Leer apoc. 20: 10-15.


CIELOS NUEVO Y TIERRA NUEVA. Cap. 21-22

Aquí el Estado Eterno recibe el nombre de un cielo nuevo y una tierra nueva. No debe confundirse con el nuevo cielo y la nueva tierra descritos en Isaias 65: 17-25. Allí tenemos el Milenio a la vista, porque todavía están presentes el pecado y la muerte. Lo uno y lo otro quedarán totalmente excluidos del Estado Eterno.
La introducción del Estado Eterno, lleva a su consumación los propósitos de Dios para la tierra sobre la que vivimos. Asi como la alfa y la Omega son las letras primera y última del alfabeto griego, así Él es el principio y fin, el Creador y objeto de la creación.
Leer Vv 3-5
A.T. Pierson lo dice de la siguiente manera:
Y no habrá más maldición, perfecta impecabilidad;
Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, perfecto gobierno;
Y Sus siervos le servirán, perfecta comunión;
Y Su nombre estará en sus frentes, perfecto parecido;
No habrá allí más noche, perfecta bienaventuranza;
Y reinarán por los siglos de los siglos, perfecta gloria.
CONCLUSION:
Estimado amigo, amiga, todo esto acontecerá tal como está escrito en La Palabra de Dios, en esta serie hemos tratados los acontecimientos finales para la humanidad, basados no en dichos de hombres o predicciones, sino en la Biblia que es la verdad de Dios. Esto sucederá pronto, por lo tanto,  si aún no lo ha hecho entregue su vida  a Cristo, El le está esperando, El es la puerta y esta puerta aún está abierta, pero llegará el día, igual como sucedió en el diluvio, que esta puerta se cerrará, y ya no habrá mas oportunidad para esta sociedad, le insistimos, acepte a Cristo como Su Salvador y Señor y escape del juicio de Dios sobre todos los que desprecian el regalo de Dios hacia la humanidad: Su Hijo Jesucristo, nuestro bendito salvador. Puede elevar esta oración:
Señor, reconozco que he pecado durante toda mi vida, y que esta actitud mía hizo que Jesucristo, Su Hijo, tuviera que morir en la cruz del calvario, acepto hoy este sacrificio hecho a mi favor y recibo a Cristo como mi Salvador y Señor, renunciando a todo pecado y vivir, con Su ayuda, en santidad y obediencia a Su Palabra, en el nombre de Jesús.
Si ha hecho esta oración, busque una iglesia, donde se exalte a Cristo como nuestro salvador y Señor y congreguese allí, para su crecimiento espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario