sábado, 29 de diciembre de 2012

DESPUES DE LA GRAN TRIBULACION; EL MILENIO


En la reflexión anterior nos podíamos dar cuenta de lo tremendo que será para los que vivan ese período del juicio de Dios sobre la tierra, y al final hacíamos un llamado a aceptar a Cristo hoy como Su salvador y Señor, para no pasar por ese momento y estar, junto a los redimidos, en las bodas del cordero.
    Ahora, después de estos siete años, Cristo, nuestro Rey descenderá del cielo con Su iglesia para reinar por mil años.
   La Tribulación ya ha pasado, el sistema religioso con el anticristo y la bestia, han sido juzgados.
Finalmente llegamos al acontecimiento al que ha estado mirando el resto del libro, la gloriosa venida de Cristo a la tierra para aplastar a Sus enemigos y establecer Su Reino, como ya sabemos, esto no es al rapto de la iglesia; en aquel acontecimiento, Cristo viene en las nubes por Su iglesia, aquí viene a la tierra con Su iglesia.
   Leer Apocalipsis 19: 11-21
Observemos la descripción de nuestro Señor. Va sentado sobre un caballo blanco; es un caballo de guerra, porque viene a vencer a sus enemigos. El nombre del jinete es Fiel y Verdadero: es Fiel a Sus promesas y Verdadero en cuanto a Su carácter. Con justicia juzga y pelea; solo puede gobernar sobre un reino donde el pueblo esté dispuesto a vivir bajo un reinado de justicia. Por ello ha de quitar primero todo lo que ofende.
Va acompañado de los ejércitos celestiales , que van vestidos de lino finísimo y cabalgan en caballos blancos. Estos ejércitos están compuestos, sin duda, por los redimidos, pero es digno de observar, que no se les demanda que luchen, el Señor Jesús derrota a Sus enemigos sin ayuda alguna.
De su boca sale una espada aguda con la que hiere a las naciones. En Su muslo y en Su vestidura tiene escrito este nombre:
REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.
Nuestro Señor es el Supremo gobernante; todos los otros han de sujetarse a Su gobierno. ¡Aleluya!
   En un desesperado intento por impedir que Cristo tome las riendas del gobierno, la bestia se alía con los ejércitos del mundo, para guerrear contra el Señor y Su ejército. Pero es un intento condenado al fracaso. Tanto la bestia como el falso profeta, son apresados y lanzados vivos dentro de un lago que de fuego que arde con azufre.
Los demás rebeldes son muertos con la espada del Señor y sus cuerpos dan abundante carroña para los buitres. La espada es una alusión a la palabra de Dios. (Ef 6: 17; 2 Ts. 2:8; He. 4: 12).
Esto marca el final de la Gran Tribulación.
   Antes del inicio del Milenio, Satanás ha de ser refrenado. Para conseguirlo, un ángel desciende del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. El ángel tomó a Satanás y lo ató por mil años. Durante el milenio el supremo enemigo es encerrado en el abismo.
Para finalizar; El Milenio es el período del Reino de Dios sobre la tierra, que sigue a la Segunda Venida de Cristo y precede al estado final, en el que el Señor establecerá un reino de justicia y paz, y regirá junto con los santos con una vara de hierro.


La naturaleza del Milenio:

Es una teocracia; el mismo Jesucristo será el rey . Los apóstoles han de reinar, sin duda, con Jesucristo sobre los judìos; y la Iglesia, sobre las naciones gentiles. Jerusalén será la ciudad capital. Se haràn peregrinaciones a la ciudad SantaCristo reinará con justicia y equidad.
   
    Estimado amigo,(a), la puerta aun está abierta para que usted, al igual que muchos de los que han aceptado a Cristo como su Salvador y Señor, disfrute de las bendiciones que Dios tiene preparadas para todos los que acepten Su invitación; He aquí yo estoy a la puerta y llamo... Dios le está esperando

En la próxima entrega terminaremos con esta serie. 
                                                                                                                                                DLB

jueves, 6 de diciembre de 2012

LA GRAN TRIBULACION


En la segunda parte tratamos el inicio del arrebatamiento. ahora ¿que sucederá en la tierra con las personas que vivan este periodo?
     No es nuestro ánimo infundir miedo ni temor, solamente declarar lo que la palabra de Dios, que es la verdad, dice al respecto.
     Una vez que la iglesia haya sido trasladada al cielo, el Señor reanudará sus tratos con la nación de Israel. Entonces comienza la tribulación, el periodo de siete años en el que el Señor trata con el pueblo judío acerca de su rechazo del mesías. Los que se conviertan a Cristo durante la tribulación, serán salvados para entrar en el glorioso reinado sobre la tierra, mientras que los que lo rechazan, serán destruidos.

     Muchos judíos volverán a la tierra de Israel en incredulidad al comienzo de la tribulación, (Ez. 36: 24-25). El poder mundial romano concertará un tratado con los israelíes, garantizándoles libertad de culto, Dan. 9: 27, . De hecho, los primeros tres años y medio de la tribulación serán relativamente suaves. El Señor Jesús describió estos años en Mateo 24: 4-14.
    A la mitad de la Tribulación, se erigirá una imagen idolátrica en el templo de Jerusalén y se ordenará  a que sea adorada; los que rehúsen serán perseguidos a muerte, Mateo 24:15. Esto señalará el comienzo de la Gran Tribulación, el tiempo de la angustia de Jacob, un periodo de padecimientos como el mundo no ha conocido antes, ni conocerá después, Mateo 24: 21.
     En Apocalipsis cap. 6 se da inicio  a la apertura de los seis sellos.
El primer jinete: Caballo blanco, tal vez el anticristo, este jinete no causa la guerra real.
El segundo jinete: Caballo rojo,  Este emprende el quitar de la tierra la paz.
El tercer jinete: Caballo negro, Este representa el hambre, que sigue a la guerra.
El cuarto jinete: Caballo amarillo, este jinete es la muerte seguida por el hades. Por medio de la guerra, hambre y pestilencia y las fieras de la tierra, muere la cuarta parte de la tierra.
En el quinto sello, se presentan los primeros mártires de la Tribulación, judíos creyentes que salen a predicar el evangelio del reino y que son muertos por su testimonio.
La apertura del sexto sello produce enormes convulsiones de la naturaleza. Un gran terremoto sacude la tierra y el mar.

Luego en los capítulos 8 y 9, se da comienzo a la apertura del séptimo sello y el comienzo de las siete trompetas.
Usted puede leer y darse cuenta de las calamidades que sufrirán los moradores de la tierra y a pesar  de eso, no se doblegarán ante el poder de Dios y no reconocerán Su supremacía, seguirán sufriendo en su rebeldía.
Hoy por hoy, se habla mucho sobre el fin del mundo, el calendario maya, los tres días de oscuridad, etc, pero todo sucederá como está escrito en la Palabra de Dios.
Nuestro llamado es a que usted pueda  aceptar a  Cristo como su Señor y Salvador hoy, para que sea librado de este tiempo de angustia y sufrimiento.
PORQUE EL GRAN DIA DE SU IRA HA LLEGADO; ¿Y QUIEN  PODRÁ SOSTENERSE EN PIE? Apocalipsis 6: 17

                                                                                                   CONTINUARA